MI PROCESO DE FECUNDACIÓN IN VITRO

Hoy les quiero compartir mi historia con mi primer FIV o Fecundación In Vitro. Qué un proceso difícil por el tema de las hormonas, nunca creí que me fuera a pegar tanto. Siempre que veía a una mujer hormonal creía que estaba exagerando, pero de verdad, a todas aquellas mamas que en algún momento no entendí, una gran disculpa, ahora lo entiendo todo.

Primero fue el shock de haber tenido dos abortos espontáneos, uno justo unos días después del temblor. Yo pensé que todo se debía al estrés, pero después de pasar por varios doctores, llegamos a Guadalajara con un casi tío de mi esposo. Fuimos a ver al Doctor Luis Arturo Ruvalcaba, en el Instituto Mexicano de Infertilidad, y al segundo me dijo que tenia endometriosis y miomas, y que debía hacerme una laparoscopía lo antes posible. Al día siguiente yo estaba en el quirófano y todo salió como esperábamos. Me limpiaron mi endometriosis (que apenas era nivel 1) y me quitaron 8 de los 3 miomas que pensé que tenía. Como quien dice, me dejaron como nueva.

El Doctor nos sugirió embarazarnos natural lo antes posible por el tema de la edad (tengo 38), de mi endometriosis y de que tengo muy pocos óvulos. Lo platique con mi esposo, y como queríamos tener dos, decidimos intentarlo de una vez a través de In Vitro. Cabe recalcar que siempre se nos mencionó que no era 100% efectivo, y que podría no pegar, pero aún así decidimos arriesgarnos.

Después de esta decisión, el Doctor y su equipo nos apoyo y empezamos el tratamiento, primero tomándome el kit de vitaminas que ya estaba tomando (unas 5), inyecciones de hormonas en la panza, un gel de testosterona, y otras tantas pastillas. Unos días después, nos citan en Guadalajara para hacerme la extracción de óvulos, y a mi esposo de esperma. La tuvimos que hacer dos veces, pues en la primera solo salieron 3 óvulos, que ya fecundados o en embrión, quedó uno solo sano. En la segunda se hizo una captura de 4 óvulos, y ya fecundados, una vez más quedó uno. Por lo que al final, teníamos dos embriones sanos y listos para implantar.

Pasarón algunos días y regresamos a IMI a hacernos la implantación. Ahí me acompaño mi esposo y mi mamá a ver el proceso. Aquí, a diferencia de las capturas si estuve despierta y pude ver como entraba la cánula con los dos embriones a mi matriz. Fue un momento increíble, de no estar embarazada a en unos minutos estarlo. Una emoción indescriptible. Jugábamos con mi mamá con el hecho de que estuvo en la concepción.

Después de esto, vienen más inyecciones en la panza, más cuidados, reposo casi total. no podía hacer ejercicio, así que se podrán imaginar mi humor. De verdad es algo que deben de tomar muy en serio las parejas que quieren hacer esto. No es nada fácil. El hombre no puede entender a la mujer por más que lo intente, no es algo que yo haya querido hacer, yo no quería sentirme así, deprimida, enojada, voluble. Es algo que no puedo ni describir, que no puedo explicar. Eran simplemente cambios de humor que iban de la felicidad al enojo en un segundo, sin motivo, sin razón. No lo podía controlar. Y es algo que deben de platicar antes de hacerlo, pues el hombre tiene que poner muchísimo de su parte para o hacerte enojar o no tomárselo personal cuando te enojas. Tómenlo en cuenta, ya después le pediré a mi esposo su opinión y primero compartirla.

La espera duró un mes para ver si los embriones graban implantarse, y al final, entre los dos examenes de sangre que me hice que decían que mis hormonas estaban muy bajas (o sea, que no estaba embarazada) y que llego mi regla, una gran tristeza se apoderó de mi. Después de todo el tratamiento, de que llevé todo al pie de la letra, de todo lo que hicimos juntos, no se logró.

Si, claro que nos pusimos tristes, claro que nos enojamos y yo más conmigo misma, pero ¿saben una cosa? También nos sirvió mucho para saber como sobrepasar etapas difíciles, para apoyarnos, para estar más unidos que nunca. Mi esposo no me dejo ni un segundo sola y siempre me apoyo. Ahora estamos viendo si volvemos a hacer un In Vitro o intentamos natural. Ojo, no siempre pega a la primera, pero a veces si sucede. Conozco otros casos de mujeres que me han compartido su experiencia, que a la 8va. les pegó. Así que no depende ni de ti, ni del doctor que haga magia, no depende de nadie, más que de que tu cuerpo los acepte, los implante.

Así que amigas, no hay que darse por vencidas, hay muchos métodos, tu eliges cual, pero siempre sabiendo que no es 100% efectivo. Esto lo debes de tener en mente desde el principio para que si algo sucede, no te sientas mal tú. Ya les platicaré que fue lo que decidimos hacer y como va el proceso.

Les quería compartir esto porque gracias a lo que he compartido, muchas mujeres se han identificado conmigo y han tenido la confianza de contarme su historia, la cual me ha inspirado y hecho más fuerte, con ganas de intentarlo las veces que sea necesario. Después de haber pasado por esto, creanme, son unas guerreras.

Gracias a tod@s los que han estado al tanto de nuestro proceso, por las llamadas o mensajes para ver como va todo.

A los medios que han tomado información de mi Blog para compartirlo, les agradezco que lo hagan no como chisme, sino como información. Hay tantas cosas que las mujeres no sabemos de nosotras mismas, de nuestro cuerpo, de lo que puede pasar, que gracias a esto varias amigas ya han congelado sus óvulos. Esto es precisamente lo que quiero comunicar y compartir, información para prevención.

PD: Me han preguntado muchísimo quien es mi doctor, creanme que se los súper recomiendo, es un tipazo, con mucho conocimiento y estudios por todo el mundo. Él es el Dr. Luis Arturo Ruvalcaba y lo pueden encontrar en IMI: http://imimexico.com/equipo.php.

Ahí disculpen el chicle, estaba muy nerviosa jajaja.

¡Gracias!