CUIDADO CON LOS GOLPES DE CALOR

El día de hoy, vestirnos de shorts y playera sin mangas en plena ciudad no es nada raro, y es que el calor es alarmante en todos los estados de la República. En Ciudad de México hemos alcanzado 31.7 grados Celsius durante estos días, record histórico desde 1919. En ciudades como Sinaloa, Michoacán o Hidalgo, han superado los 50 grados, en otros estados como Coahuila, Chihuahua, Durango, Zacatecas, entre 40 y 45 grados; temperaturas nunca antes vistas.

Es por eso que es muy importante tomar medidas al respecto, previniendo que el calor y la deshidratación afecte nuestra salud. Es muy importante tomar en cuenta

  • Olas de calor: que hacen que el aire sea estable, seco, cálido y ocasiona pocas nubes, por lo que el sol está más despejado y entra más calor.
  • Islas térmicas: que son las diferencias de temperatura en la misma ciudad, más elevada en el centro de la ciudad por las construcciones.
  • Efecto Invernadero: generado por la acumulación de gases como el CO2, el cual acumula calor, así como la ausencia de vientos que ayuden a desvanecer los gases.
  • Pavimento: intensifica aún más la acumulación de calor, por lo que es posible registrar temperaturas de hasta 35 a 37 grados en áreas como la Plancha del Zócalo, debido a que no hay árboles que ayuden a equilibrar la temperatura.

Se recomienda no exponerse al sol entre las 11:00 y las 16:00 horas, y en caso de no poder hacerlo, utilizar lentes solares, sombrero y protector solar, así como ropa fresca con mangas largas, y claro, mucha importancia a la hidratación.

GOLPE DE CALOR

Los golpes de calor son más frecuentes al comienzo de una ola de calor, dándose en las primeras 24 o 48 horas. Esto se debe a que el cuerpo aún no ha puesto en marcha los mecanismos de aclimatación.

Un golpe de calor o shock térmico es uno de los casos más graves de hipertermia. Es el sobrecalentamiento que sufre el cuerpo debido a las altas temperaturas o un exceso de ejercicio físico. La falta de hidratación hace que diversos órganos dejen de funcionar como lo harían de forma habitual. El golpe de calor se origina a consecuencia de un fracaso agudo de la termorregulación y constituye una urgencia médica extrema porque es a la vez de aparición muy rápida (de 1 a 6 horas) y de evolución fatal (puede ocasionar la muerte en menos de 24 horas si no se trata rápidamente).

Cuando más ocurren es en estas épocas de calor, por lo que hay que tomar medidas.

GRUPOS DE RIESGO:

  • Niños y lactantes
  • Personas mayores
  • Enfermos de afecciones crónicas como la diabetes o enfermedad cardiovascular, respiratoria o neurálgica.
  • Personas con sobrepeso u obesidad.
    Personas que realizan actividades intensas al aire libre.

CAUSAS:

El organismo tiende a sudar cuando la temperatura corporal va aumentando para mantenerse fresco. Cuando la temperatura del exterior es muy alta, el cuerpo expulsa el sudor de manera más lenta, lo que provoca que el cuerpo no se refresque lo suficiente. Si el cuerpo alcanza un alto grado de deshidratación y temperatura elevada (por encima de los 40ºC), algunos órganos comienzan a funcionar de manera errática, lo que provoca los distintos síntomas.

Si no se toman medidas con urgencia, los síntomas comenzarán a empeorar de manera progresiva, incluso aquellos no relacionados directamente con la temperatura, en el caso de que la persona presente otra patología anterior.

SÍNTOMAS:

  • Sensación de debilidad
  • Dolor de cabeza y mareos, hasta pérdida de conciencia
  • Palpitaciones
  • Sequedad y enrojecimiento de la piel
  • Anhidrosis (ausencia de sudor)
  • Hiperventilación

PREVENCIÓN:

  • Mantenerse bien hidratado, bebiendo agua u otros líquidos. Evitar bebidas alcoholicas, azucaradas, café o té.
  • Permanecer en lugares frescos o en la sombra.
  • Cerrar persianas y ventanas para evitar que entre en sol, especialmente en las horas de mayor temperatura.
  • Comer ligero y fresco, como ensaladas, frutas, verduras y zumos.
  • No hacer ejercicio al aire libre, menos en las horas de mayor temperatura que son desde las 12 del mediodía hasta las 5 de la tarde.
    Utilizar ropa ligera de color claro, que atrape menos el sol. Calzado fresco que permita la transpiración y sombreros.
  • Ahora que ya lo sabes, evita sentirte agotado y sin energía con estas altas temperaturas, así como deshidratarte.