Edna Monroy
You Are Reading

PRODUCTIVIDAD EN LA OFICINA

0
RUTINAS DE EJERCICIO

PRODUCTIVIDAD EN LA OFICINA

Aproximadamente pasamos un tercio del día sentados en una silla en la oficina y quizá más horas. Al llegar a la casa y recostarnos en el sillón, sentimos gran alivio, pero al mismo tiempo nos duele la cabeza, el cuello, la espalda alta y las lumbares. Esos son los efectos secundarios de una larga jornada laboral.

Esto sucede porque permanecemos mucho tiempo sentados en la misma postura, que puede ser incorrecta. Por lo general, las mujeres están acostumbradas a cruzar la pierna (culturalmente, es una forma de ser femenina), mientras que los hombres de utilizar la cartera en la bolsa trasera del pantalón (para que no se les vaya a perder). Aunque no lo crean, esto se ve reflejado en su espalda baja, alta, cuello y en general, en el estrés, por lo que afecta hasta el estado de ánimo.

Para ello, te daré unos consejos muy simples, que te ayudarán a mantener una mejor salud de tu espina dorsal, previniendo dolores y logrando que des el 100% en la oficina sin que el cuerpo tenga que sufrir por ello.

  1. DESCONÉCTATE: Aunque tengas mucho trabajo, intenta descansar tu cuerpo y sobre todo la vista de la computadora, por lo menos 5 minutos cada hora. Relajarte te ayudará a mejorar la concentración y reducir la presión ocular. Párate de tu silla, en vez de utilizar el teléfono para comunicarte con tu compañero, elige caminar.
  2. INVIERTE: ¿Has escuchado hablar de los descansapies? Créeme que quienes los han utilizado han notado la diferencia entre el antes y el después. Con una pequeña inversión puedes mantener una posición correcta de tu cuerpo y lograr sentirte más cómodo, y cuando uno se siente bien suele ser más productivo, lo que es un beneficio para sí mismo, pero también para la empresa en la que se trabaja.
  3. ELIGE TU SILLA: Aunque seguramente en el trabajo no nos van a dar a elegir que silla nos gusta, debemos de darle importancia como para invertir en ella. La silla debe de ser ergonómica, que se adapte a tu cuerpo. También es básico que se pueda regular la altura, que el respaldo ofrezca sujeción y es más cómoda si tiene descansabrazos.
  4. LUZ NATURAL: Si tienes el privilegio de elegir tu oficina, escoge una que tenga luz natural o esté muy bien iluminado. Pese a todo, es más que recomendable descansar la vista cada cierto tiempo para que ésta no acabe por resentirse. Tómate 5 minutos para cerrar tus párpados y llevar los ojos: arriba-izquierda, abajo-derecha, después arriba-derecha, abajo-izquierda, ahora haz un cuadro a la derecha, deteniéndote en todos los puntos, ahora uno hacia la izquierda. Tómate el tiempo necesario en cada uno de los pasos. Abre tus ojos y siente la diferencia.
  5. ORDENA TU OFICINA: Para quienes son más exigentes, un espacio desordenado puede hacerlos perder la concentración. Aparte del polvo que se puede guardar si tenemos una oficina sucia, la salud se puede ver afectada con alergias, por lo que siempre es mejor tener todo en su lugar, guardar las carpetas y papeles donde deben ir. Tendrás menos distracciones y todo fluirá mucho mejor.
  6. TEMPERATURA ADECUADA: Aunque no lo creas, una temperatura inadecuada puede lograr que no estemos del todo cómodos, pues tanto mucho frio como calor nos podrán desconcentrar. Elige un termostato de entre 20 a 26 grados o la que sientas ideal para ti.
  7. COMPUTADORA: El primero ha de estar en una inclinación de entre 0 y 25 grados. El segundo tiene que ser accesible con la mano en posición relajada. Si no, la muñeca, la mano y/o el antebrazo acabarán por resentirse.
  8. SIÉNTATE BIEN: Atrás de un escritorio no se notará tu feminidad, así que evita cruzar la pierna al igual que dejar la cartera guardada en tu cajón. Estas posturas solo hacen que tu columna vertebral no esté derecha y eso repercute en dolores musculares y tensión, que quizá te tengas que sacar terapias y dinero.
  9. SÍ A LOS AUDIFONOS: Si tienes las manos ocupadas, evita apretar el celular o teléfono entre el oído y el hombro. Después de varios minutos, tus cervicales resentirán esta postura, por lo que elige llevar tus audífonos o manos libres.
  10. FIT EN LA OFICINA: No te estoy pidiendo que te lleves una bicicleta estacionaria o corras por toda la oficina en ropa de ejercicio, pero sí que cuando tengas algunos minutos, te pares de tu silla y hagas algunos ejercicios que puedas hacer en lugares pequeños. Sentadillas, lagartijas, fondos para tríceps sobre el escritorio, desplantes, mountain climbers o lo que el espacio te permita realizar, pero muévete.

Espero que, de ahora en adelante, no tengas pretexto para llegar a casa cansado, estresado y con dolores musculares. Inténtalo al menos una semana seguida y notarás los resultados. Te aseguro que no volverás a pasar un día sentado en una silla.