BENEFICIOS DE COMER SANO

Cuando llego a un restaurante y pido una deliciosa ensalada, lo más común que escucho es “¿Estás a dieta?”. Mi respuesta es “SI”, porque todos estamos a dieta, la diferencia es que hay dietas sanas y dietas que no lo son.

Por si no lo sabían, DIETA proviene del griego Dayta, que significa régimen de vida. Y todos estamos en un régimen de vida, de alimentación, solo que algunos prefieren hamburguesas, tacos y frituras, y otros preferimos cosas sanas, verdes y frescas. Tener un estilo de vida saludable no solo ayuda a tener un equilibrio en tu cuerpo y peso, también te mantiene en un equilibrio mental y espiritual.

Estamos acostumbrados a comer alimentos procesados ​​que son: ingredientes artificiales, químicos, aditivos, que contienen azucares, sodio y más ingredientes que no benefician a nuestro cuerpo y aparte contienen más calorías.

Aquí hay algunas recomendaciones de porque debes de comer saludable y fresco:

1. Te sentirás físicamente con mas energía y más activo. Es durante la digestión que se realiza la absorción o el transporte de los nutrientes para los tejidos, que le brindan al organismo la energía que necesita para llevar a cabo todas sus funciones.

2. Menos enfermedades ya que mantienes tu sistema inmune fuerte y tendrás menos gripas, resfriados o cualquier otra enfermedad viral.

3. Te ayuda a subir el peso, y es que no estas consumiendo las grasas, sodio, azucares malos. Con la comida saludable tienes todos los nutrientes que tu cuerpo necesita para mantener un peso ideal.

Así que sabiendo esto, de ahora en adelante:

  • ¡MUÉVETE! Mantente activo, una manera de encontrar el equilibrio integral es haciendo ejercicio todos los días. Cuando haces ejercicio te cuidas más y quemas calorías, aparte de que te sientes mucho mejor.
  • Intenta comer más despacio. A esto se le llama Mindful Eating, en donde debes de concentrarte en el sabor, la textura, el olor.
  • Elige alimentos ricos en FIBRA como manzana, pera, zanahoria, brócoli, palomitas de maíz, pan ezequiel, tostadas de maíz horneadas, entre otros.
  • Consume verduras todos los días en cada tiempo de comida.
  • NO comas viendo la televisión o trabajando en la computadora, perderás la atención de lo que estás consumiendo y la saciedad llegará mucho más tarde de lo esperado.
  • Aprende a escuchar tu cuerpo, empieza a distinguir entre el hambre y los antojos.
  • Reconoce las verdaderas señales del hambre, muchas veces confundimos la SED con el hambre, hidrátate constantemente.
  • Cuando comas, elige alimentos primero por salud, luego por #magen y por último por antojo.